4 de octubre de 2017

Ya nada es igual (Lisa de Jong)

Título: Ya nada es igual
Autor: Lisa de Jong
Número de páginas: 288
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: Titania
Lengua: Castellano
Año de publicación: 2017

Siempre he dejado que el pasado dicte mi futuro, que cree una imagen falsa de lo que no soy y me arrastre hacia donde no quiero ir.
Drake Chambers es tan arrogante y cabezota como yo. Al ser quarterback en el equipo de la universidad, una estrella nacional, creí que solo era uno más de esos chicos de los que toda chica en su sano juicio debería huir. Pero no sílo lleva el peso del fútbol sobre los hombros. Y ha descifrado los sentimientos y creencias a los que tanto tiempo me he aferrado.
Creí que lo teníamos todo solucionado. Dos personas que se quieren y que han encontrado, por fin, su final feliz, pero el pasado siempre busca la manera de colarse en el presente... y de estropearlo todo.
Porque, a veces, una simple decisión te cambia la vida... para siempre. Y ya nada vuelve a ser igual.


     La historia se centra en Emery y Drake, ambos estudiantes de la universidad. Por un lado, Emery es una chica que ha trabajado muy duro para conseguir una beca y tiene grandes planes para su futuro. Por otro lado, Drake es el quarterback del equipo y no le interesa nada más que no sea el fútbol. A pesar de que ser como la noche y el día, tienen un secreto que les impide llevar una vida plena y feliz.


     La relación comienza a través de un trabajo de la universidad. Al principio se negarán a trabajar juntos pero, poco a poco, nacerá una pequeña amistad que les obligará a romper algunos objetivos que se habían impuesto años atrás.

     Emily sufrió, con apenas 4 años, el abandono de la persona más importante de su vida: su madre. La dejó a cargo de su padre sin ninguna explicación y no volvió a saber nada más de ella y, aunque Emily intente disimular que lo ha superado, es una herida que todavía no ha cicatrizado. Se obliga a sí misma a no pasar lo mismo que su padre, por lo que no quiere enamorarse para que no puedan herirla y sufrir las consecuencias.

     
Drake, en cambio, tuvo una vida muy difícil después de una trágica noticia. Tuvo que crecer y madurar, al mismo tiempo. Es una persona incapaz de abrirse a otra para sobrellevar todo el dolor que carga sobre sus hombros, como tampoco es capaz de aceptar la ayuda de quienes le rodean para llevar juntos ese bulto.

     
A pesar de que ambos decidieron no enamorarse, no consiguieron cumplir su meta. A medida que se iban conociendo, fue muy complicado ocultar los sentimientos que estaban apareciendo. Emily le confesó a Drake, por primera vez, la historia de su madre y el daño que siente cuando recuerda lo que ocurrió.


     Pero no será suficiente para Drake. Él mismo se ha creado un miedo en su cabeza, sintiendo que no es bueno para ella ni tampoco la merece. A pesar de luchar con su yo interior para quedarse a su lado, finalmente terminará por alejarla de él.


"Cuando amas a alguien, con ese amor profundo y absorbente, quieres pasar todo el tiempo que puedas con esa persona. Estar enamorada es la mejor sensación del mundo y, en cuanto la sientas, no querrás perderla".

     No puedo decir que me haya encantado, pero tampoco que no me haya gustado. Había leído buenas críticas del libro, por lo que mis expectativas eran muy altas y eso fue lo que me defraudó. Me esperaba mucho más de la trama, aunque la sinopsis ya deja clara que estamos ante la típica historia de “la chica estudiante y el chico popular del equipo se enamoran, pese a que todo esté en su contra”.

     Pero, a mitad del libro, ocurre un suceso que te deja inmersa en la novela y no puedes parar de leer. De hecho, estaba un poco aburrida hasta que la trama dio un giro inesperado y no pude parar hasta finalizarlo.

     Es una novela muy fácil de leer, porque cuenta con capítulos cortitos y ayuda a que la lectura se haga amena. Además, en cuanto llegas a la “sorpresa”, lo habrás terminado antes de darte cuenta. A mí me dejó totalmente descolocada y empecé a mirar el libro con otros ojos, porque se aleja a los tópicos de este género.

"Creo que una persona es capaz de decir que empieza a preocuparse por otra cuando absorbe sus emociones y las siente como propias".

     Terminas conociendo a la perfección a los personajes de Emily y Drake, debido a que toda la novela está centrada en ellos dos. Cada capítulo va alternando de personaje y, aunque se podría decir que es un acierto para conocer la impresión de ambos, no me ha terminado de convencer. Me hubiese gustado leer todo el libro a través de los ojos de Emily, porque siento que el pasado de Drake hubiese sido más sorprendente al contárselo.

     Al empezar el libro, conocemos a Drake, el quarterback del equipo de la universidad. El típico chulesco que vuelve loca a las chicas y que las tiene a todas en la mano, y a él le encanta. El problema de que esté contado a través de los ojos de Drake, dan a entender que tiene un secreto que le obliga a ser un imbécil. Es decir, no hay intriga.

     De la otra forma, si Emily hubiese contado toda la historia, nos hubiésemos llevado una sorpresa porque, posiblemente, no nos esperaríamos saber que Drake tiene un pasado oscuro y se limita a ser el “rey” de la universidad porque le gusta ser el centro de atención.

     Pero no todo va a ser negativo. Como he mencionado antes, los personajes están tan bien construidos que, cuando está narrando uno u otro, sabes de quien se trata. Si tengo que quedarme con alguno de los dos, sin duda me quedaría con Emily. Me ha parecido una chica muy valiente, a pesar de los fantasmas del pasado, y no se da nunca por vencida hasta conseguir su objetivo.

"Quiero estar con ella y observarla hacer cosas que podrían hacerla sonreír. Está siempre tan encerrada en sí misma que sé que se terminará arrepintiendo. Hay cosas en la vida que todo el mundo debería vivir".

     En cuanto a los personajes secundarios, Kate y Beau, no puedo decir gran cosa en este libro. Pero me ha encantado conocer a Kate, una chica risueña y enamorada de Beau, a pesar de lo que sufrió en el pasado. Creo que, sin duda, Kate ha sido una buena influencia para Emily al haber estado compartiendo habitación en la universidad.

     Kate es la protagonista del primer libro, "Cada vez que llueve", aunque “Ya nada es igual” se puede leer perfectamente de forma independiente. Todavía no lo he leído, pero me haré con él en cuanto pueda, ya que he leído que es mucho mejor que este.
"Dicen que las personas con las que merece la pena luchar son las mismas por la que merece la pena hacerlo".

     Antes de terminar, no puedo omitir el final. Soy consciente de que, la gran mayoría de los autores, intentan buscar un final feliz para todas sus historias. Me sorprende como ahuyentan los problemas como si nunca hubiera pasado nada, cuando sabemos que en la vida real no funciona así.

     Se podría decir que tengo una relación amor/odio con este libro, al igual que lo han tenido los protagonistas. Tiene cosas que me han gustado mucho pero otras que, en cambio, no lo han hecho. Aun así, si estás buscando una lectura entretenida y ligera, sin duda estás ante el libro perfecto. 

2 de octubre de 2017

Novedades Octubre

Atracción mortal
Wendy Hernández
Nova Casa

Bestia
Sam León
Nova Casa
Cuarenta semanas
Melania Bernal Cobarro
Nova Casa
Cuando el sol besaba al mar
Irene Marín Jiménez
Círculo Rojo
Pura demencia
Laia Fontanet Casellas
Círculo Rojo
Meteoro
Eduardo J. Lledó
Círculo Rojo



 
Hojas caídas
María Sánchez Román
Círculo Rojo
 
Un paseo con Rosi
Irene Vázquez Pérez
Círculo Rojo
 
Voy a inventarte un olvido
Juan Manuel León Luzón
Círculo Rojo

Eleanor Oliphant está perfectamente
Gail Honeyman
Roca

 
Las tres muertes de Fermín Salvochea
Jesús Cañadas
Roca

 
The peripheral
William Gibson
Roca